Cargando
Jul 22, 2015

Patología fashion o los peligros de llevar bolso

Hay médicos que hablan ya de ella como Posh-itis y nos alertan de las consecuencias de ser demasiado fashionistas, la tendencia de imitar a algunas celebrities con bolsos  de tamaño XL y por supuesto con tacones de vértigo trae consigo una problemática bastante preocupante.

El bolso es por excelencia el complemento favorito de toda mujer, pero pese a su funcionalidad, se convertirá en nuestro peor enemigo para la columna cuando excedan de peso, provocando dolores musculares, cambios posturales y si su uso se prolonga en el tiempo pueden ser la causa de una hernia discal.

Pasear por la ciudad con el bolso cargado de peso repercutirá directamente sobre nuestra columna vertebral y si sumamos altísimos tacones no hará más que añadir presión a la postura.

Para evitar lo anteriormente citado aquí os expongo un decálogo a seguir muy sencillo y de gran utilidad:

1.     Parece obvio pero reducir el tamaño del bolso es fundamental, llevar solo lo indispensable reportará increíbles beneficios a nuestro cuerpo.

2.     No lleves la casa a cuestas, renuncia a todo el peso que puedas, aligera tu bolso y notarás como se reduce el estrés de la columna y se minimizan los problemas posturales que afectan principalmente a cuello, hombro y espalda.

3.     Coloca los objetos de mayor peso y tamaño en el fondo: tras la revisión de varios estudios se puede afirmar que cuanto más abajo estén dichos objetos menor será la problemática postural.

4.     Usa bolsos de dos asas o bandoleras: así se equilibrará el peso sobre nuestra espalda y de ésta manera el cuello sufrirá mucho menos.

5.     Mantén el peso lo más cerca posible del cuerpo: así reduciremos el riesgo de lesiones y el estrés de los músculos espinales.

Y aquí finaliza ésta pequeña guía de útiles consejos a seguir, espero que os sirva de ayuda y lo pongáis cuanto antes en práctica.